¿Se dieron cuenta de lo rápido que pasa el tiempo? A veces creo que no somos realmente conscientes de que los meses, los días, las horas son tan fugaces que apenas empezamos a entender que un año empieza ya prácticamente está terminando. En mi caso particular, no puedo creer que no quedan nada más que 2 días, o sea, el viaje que tanto planeé, tanto esperé, tanto soñé es YA.  No caigo, les juro que no caigo.

ya
Foto: Waves of Motivation

Es como que apenas me di cuenta de que estos días pasaron. Hace dos semanas (o un poquito más tal vez) recién estábamos empezando a hacer las “despedidas” con nuestros amigos, nuestras familias y de repente, miro hacia atrás y parece que todo eso pasó ayer. No puedo creer que hoy es 8 de octubre y que en nada de tiempo voy a estar subida a un avión dándole comienzo formal a este sueño.

Lógicamente, y aunque ayer haya manifestado lo contrario, creo que no me salió muy bien eso de “vivir el presente” porque creo que apenas me di cuenta de todo lo que pasó en estos días. No sé, ni siquiera tuve tiempo de sentirme ansiosa de verdad, como yo suelo hacerlo antes de cualquier cosa que ansío demasiado. Estoy súper tranquila, relajada y ni siquiera llego a entender lo que está por pasar. A veces me gustaría zamarrearme a mí misma y gritarme “Reaccioná, Maru, te estás yendo un montón de tiempo y vos estás así, tirada en la cama durmiendo como una morsa como si nada“. Pero supongo que es mejor así, por el bien de todos es mejor que esté tranquila, relajada… Ya voy a tener tiempo de estar como una loca cuando estemos en Ezeiza a punto de hacer el check in, porque si no caigo ahí ya no sé cuando será.

La cuestión es que de lo que sí me doy cuenta es de que el tiempo pasó como una estrella fugaz, casi imperceptible, casi imposible de atrapar. Todavía puedo sentir los nervios que me provocaba tener que dar el bendito exámen de inglés para poder aplicar para la visa, o el momento en que Nico dejó el sobre en la Embajada, o cuando recibimos el mail con la confirmación de nuestra visa otorgada… todo pasó tan rápido y de repente todo es tan YA, que ni siquiera puedo asimilar que la espera se terminó.

Pero no es momento de pensar en eso ahora, estos últimos dos días me voy a proponer que el YA se convierte en el presente que pasó volando frente a mis ojos y así poder disfrutar de lo que queda como se merece.

Este post pertenece al juego “Días de Abecedario” (Dinámica Creativa de Caminomundos), un post centrado en una palabra por cada letra del abecedario. Para ver el desarrollo completo de mi desafío podes hacer click acá.

Dejame un mensaje!

También te puede interesar

  Suscribite al blog
SUSCRIBITE AL BLOG

Recibí novedades, descuentos exclusivos, tips viajeros y mucho más en tu mail.

* tranqui, nada de SPAM, yo también lo odio.
×