Vacaciones

Vacaciones. Cuántas emociones encontradas al pensar en esta palabra. Sí, las vengo esperando hace tiempo (de hecho, estas las vengo organizando hace exactamente un año) y estoy muy ansiosa porque estos 10 días que faltan para que llegue mi merecido descanso pasen volando, pero al mismo tiempo, me genera esa impotencia de saber que sólo serán 15 días. Ni uno más, ni uno menos y que cuando eso se termine tendré que volver a esta realidad, a esta rutina que cada día odio un poquito más.

Pero estoy feliz. Muy feliz. Primero, porque estas vacaciones son especiales, son las primeras que vamos a hacer con Nico, la primera vez que salimos fuera del país juntos, los primeros 15 días que vamos a estar solos frente al mundo y estoy muy, muy ansiosa por eso. Y también, me hace feliz el hecho de saber que por primera vez en bastante tiempo mi cabeza va a descansar de todo.

Voy a poder tirarme en la arena a mirar el mar con la cabeza en blanco, sin hacer cuentas, sin pensar en tener que sentarme en mi escritorio de oficina ni en los problemas que pueden presentarse en esa rutina laboral y cotidiana y, por fin, voy a poder tener la mente libre para imaginar y planear y organizar ese proyecto de viaje y de vida que ya empezamos a transitar con Nico hace algunos meses.

Sí, cuando vuelva tendré que someterme nuevamente a todo esto que no me deja ser lo que quiero ser, pero simplemente lo hago porque es el camino previo que necesito andar para llegar a mi objetivo final. Y la verdad, ahora tampoco quiero pensar en eso. Porque en diez días se vienen quince que vengo soñando y planificando hace más de 365 y sé que cada segundo va a ser inolvidable y hermoso.

vacaciones

Por eso, ahora mi cabeza solamente está en que llegue el 22 de marzo, en subirme a ese avión que me lleve a República Dominicana y en disfrutar esas merecidas vacaciones junto a la persona que elegí para compartir no sólo esto, sino toda mi vida.
El itinerario de este viaje no será al estilo mochilero porque de eso se tratan las vacaciones también. De descansar y darse algún que otro gustito. Nosotros, nos los vamos a dar todos: 2 noches en Boca Chica, 7 noches de crucero (y en una festejo mi cumpleaños!!) y 6 noches en Punta Cana.

Eso sí, mi alma de regateadora nata estuvo trabajando hace tiempo para conseguir los mejores precios tanto en hospedaje como en alojamiento e incluso, el crucero que no sólo no tuvimos que pagar percepciones de AFIP por haberlo sacado con muchísima anticipación sino que además tuvimos el 35% de descuento.

Hace tres años, estaba a cuatro días de partir a Europa por primera vez y todavía estaba cómo loca tratando de conseguir ofertas de hoteles en Madrid, en Barcelona, en Roma y en cada uno de los lugares que visité. Y unos meses después, estaba haciendo mi primer crucero con destino a Río de Janeiro. Hace tres años, no sabía todas las cosas que me esperaban en el camino y aunque hoy tengo las cosas un poco más claras, sigo dejando que la vida me sorprenda.

Por eso, aunque son vacaciones y no están tan libradas al azar, la esencia viajera sigue estando intacta y está cada vez más ansiosa por dejarse ver, por salir a explorar nuevamente el mundo y demostrar que, aunque sea por pocos días, siempre se puede aprender de un lugar y de su gente.

vacaciones-1

Recordá que viajar con seguro de viaje es muy importante.

¡Encontrá acá los mejores precios y promociones de asistencia al viajero!

Opt In Image
¡Viajemos juntos!
¡Suscribite por mail y acompañame!

- Estamos dando la vuelta al mundo, ¡danos la mano y vení!

- Recibí los mejores Consejos Viajeros

- No te pierdas información útil sobre visas, vacunas y todo lo que necesitas

- Reflexioná conmigo y animate a cumplir tus sueños

(Solo te enviaré un correo cuando haya novedades. Nada de SPAM, yo también lo odio)

1 comment

  1. Ruben M 12 marzo, 2014 at 10:54 Responder

    Fuerza!!!!!!! todo llega de a poco y lo lindo pasa demasiado rápido…
    Disfrutalo, a full y vamos por el 30 de marzo en Saint Marteen, un beso grande

Dejame un mensaje!