El ritmo acelerado de Bangkok

Todavía me acuerdo de la primera vez que escuché hablar sobre Bangkok. Fue en la primaria y no justamente en una clase de historia o geografía, sino jugando al “Carmen San Diego” en computación (por si alguien no lo conoce, es un juego en el que uno es el detective y, a través de una serie de pistas, tiene que atrapar al ladrón que se va escapando por todo el mundo). Creo que nunca hubiese imaginado estar en esa ciudad que me parecía tan lejana y hoy, después de haber pasado cinco días acá, todavía no puedo creer donde estoy.

tailandia-bangkok-8

tailandia-bangkok-12

tailandia-bangkok-13

Tengo que reconocer que después de haber estado en India y Nepal, todavía no puedo reconocer a Bangkok como una ciudad asiática. Todo me parece tan diferente que por momentos siento que volví a Europa pero, al mismo tiempo, siempre hay algo que me hace poner los pies sobre la tierra y darme cuenta de que sí, que estoy en Tailandia y que por más que por momentos me resulte similar, nada tiene que ver con el viejo continente.

Si tuviese que elegir una sola palabra que describa a Bangkok diría “acelerada”. Es que es una ciudad que nunca para, que siempre tiene algo nuevo para ofrecer, que te atrapa y te lleva a vivir su vida al mismo ritmo que lo hacen todos. Y así estoy desde que llegué, no paro un minuto y toda esa energía que renové estando frente a las montañas de Pokhara, las perdí en el mismo segundo en que pisé la ciudad. Pero eso es lo que más me gusta de este lugar.

tailandia-bangkok-3

tailandia-bangkok-4

tailandia-bangkok-11

Exceptuando el calor infernal que hace acá, Bangkok te hace sentir cómodo en todo momento. Además, como siempre me pasa en las grandes ciudades, acá me siento completamente orientada (estando en el área de Thamel en Kathmandú me debo haber perdido unas 15 veces como mínimo), puedo comer cualquier cosa todo el tiempo (mientras que en India prácticamente no pude ingerir alimento por lo extremadamente picante que eran) y volverme loca en los mercados.

Realmente no sé que tiene Asia, pero está logrando convertirme en una especie de “loca por las compras” cuando en mi vida “real” no miro siquiera una vidriera. Creo que el hecho de tener tanto mercado callejero y con precios irrisorios me incentivan a pasar horas caminando entre ropa e incluso a comprarme un short de jean que me probé en medio de la calle y por debajo de una pollera. Increíble, pero real.

9-claves-para-ser-un-experto-en-regateo-4

tailandia-bangkok-1

tailandia-bangkok-2

También he disfrutado de las entretenidas noches en Khao San Road (¡y pensar que en Europa no salí ni un solo día!) que hace que nadie pueda aburrirse jamás. Puestos y puestos de comida que van desde arrolladitos primavera, hasta crepes de banana con chocolate pasando por pad thai, fried rice (o arroz frito), curry, brochettes y hasta insectos que, de alguna forma, se llevan todas las miradas.

Si se están preguntando si comí gusanos, cucarachas o algo por el estilo lamento informarles que mi locura no ha llegado a tanto por lo que no me animé a hacerlo. Sin embargo, si quieren ver cuál es la sensación que produce probar uno de estos “bichos”, pueden mirar el video que está a continuación para sentirse partes de ese momento (asqueroso para mí).

Pero Khao San Road también tiene decenas de bares – que compiten por atraer viajeros jactándose de ser los que venden los tragos o cócteles más fuertes de toda la cuadra – , puestos para comprar certificados truchos de todo tipo – se pueden conseguir credenciales de estudiante pero también de piloto de avión, buzo profesional e incluso policía de Bangkok – y mucha gente con buena onda con ganas de armar un buen baile en cualquier rincón de la calle.

Toda esa atmósfera especial y diferente (por lo menos a lo que venía acostumbrada durante este primer mes de viaje) es lo que hace que Bangkok me haga sentir tan bien, tan cómoda y con tantas ganas de quedarme. Sin embargo, por esas cosas de la vida, mientras ustedes estén leyendo este post yo voy a estar en un bus rumbo a Phuket, una de las islas (según dicen) más lindas de Tailandia.

tailandia-bangkok-6

tailandia-bangkok-5

tailandia-bangkok-14

tailandia-bangkok-7

Si bien mi idea era hacer el camino inverso, decidí cambiar la ruta para poder disfrutar de las playas antes de que llegue la temporada del monzón en donde las lluvias serán mucho más frecuentes. Y, al hacerlo de esta manera las posibilidades de volver a Bangkok son más grandes y esa es una ventaja que sinceramente me encanta.

tailandia-bangkok-9

tailandia-bangkok-10

bangkok-tailandia-16

Nota: Como se habrán dado cuenta, desde hace algunos posts no estoy contando demasiado sobre lo turístico sino más bien de mis impresiones. Creo que de cierta manera (por tiempos y algún que otro problema de conexión) me resulta más interesante contarles mi visión de cada lugar y no lo que pueden encontrar en cualquier guía de viajes. Igualmente, los que están buscando este tipo de información, quédense tranquilos que de a poco y con tiempo, por supuesto iré subiendo datos de los diferentes atractivos que se pueden visitar en cada ciudad.

Recordá que viajar con seguro de viaje es muy importante.

¡Encontrá acá los mejores precios y promociones de asistencia al viajero!

Opt In Image
¡Viajemos juntos!
¡Suscribite por mail y acompañame!

- Estamos dando la vuelta al mundo, ¡danos la mano y vení!

- Recibí los mejores Consejos Viajeros

- No te pierdas información útil sobre visas, vacunas y todo lo que necesitas

- Reflexioná conmigo y animate a cumplir tus sueños

(Solo te enviaré un correo cuando haya novedades. Nada de SPAM, yo también lo odio)

13 comments

  1. nora Martinez 2 mayo, 2012 at 14:39 Responder

    Me muero con las imàgenes y con los tragos….Tambien soy loca por las compras asì que te re entiendo, un beso y te sigo acompañando

  2. Barby 2 mayo, 2012 at 14:53 Responder

    buenisima!!!! me encantoooo.
    el video de la cucaraha es horripilante, deveras es rico??? jajajaja.

    Disfruta las playassss!!!! besosss

  3. santi 2 mayo, 2012 at 15:15 Responder

    Me gusta mucho como estas contanto tu viaje desde tus vivencias, me haces sentir que te estoy acompañando en cada post que te leo. Aunque hacia unos dias que no te visitaba no creas que no pienso en donde andaras jajajaja ademas muchos estamos esperando siempre noticias tuyas!!!!
    Besos

  4. claudia 2 mayo, 2012 at 17:40 Responder

    buenisma la nota, buenisma las fotos, del video ayyy que asquito y con lo que me gusta el mani, me parece que voy a beneficiar a mi higado y no comere mas mani, no me hubiese imaginado una ciudad con estos templos y esa arquitectura urbana, excelente segui disfrutando

  5. Meri 2 mayo, 2012 at 22:54 Responder

    qué cambio de panorama… no me acostumbro todavía!! es muy occidental de verda… y esa camisa, no te reconzco!! jajaja pareces toda una turista!!! besoss

  6. La Zapatilla 5 mayo, 2012 at 06:52 Responder

    Muy interesante el post, espero que pronto pueda leer muchos más sobre Tailandia. Si todo va bien yo estaré paseando por Bangkok el próximo mes de Noviembre así que todos los consejos, impresiones e información que pueda conseguir son para mi un lujoso aperitivo.

    Un saludo y te leo pronto con nuevas aventuras en las palyas de Tailanida! Que ganas! 🙂

    Sonia.

  7. Gabriela 6 mayo, 2012 at 00:55 Responder

    Mas visto que Tinelli! espero todo el tiempo un nuevo capitulo de tus viajes. Creo que aparte apareció una maravillosa fotografa, hay imagenes preciosa. Mil gracias por compartirnos. Besos

  8. Andrea 16 mayo, 2012 at 12:03 Responder

    Buenas, que lindos post, este verano estuve un mes por Tailandia, Indonesia y unos días en la India.. leer tus post me recuerdan mi viaje que tanto disfrute!!
    saludos Andrea 🙂

Dejame un mensaje!