Creo que llegamos a la etapa pre-viaje en la que, de verdad, entendemos cuan real es todo esto. Desde el momento en que empezamos a hablar de Australia con Nico, que lo empezamos a pensar seriamente, a imaginar, a proyectar este sueño comenzó, lentamente, a convertirse en una realidad. Ya no era algo que tal vez podíamos llegar a hacer sino algo que definitivamente se iba a transformar en nuestro proyecto de vida, pero aún así, seguía siendo intangible, lejano.

Pero ya no más. Creo que ya empecé a tomar consciencia de la situación, a entender que ya no se trata de “cuando vayamos a Australia” sino de “cuando lleguemos a Australia“, a darme cuenta de que todo esto que vengo sintiendo/pensando/imaginando/proyectando tiene que ver con algo que ya es real, algo que está por suceder, algo que tengo más cerca de lo que puedo procesar.

Como consecuencia, creo que estamos empezando a transitar los síntomas de esa realidad comprendida (aunque si releo todo lo que vengo escribiendo creo que llegaron hace rato) y es ahora cuando siento que el viento me golpea fuerte la cara y me dice “llegó el momento“. Y mientras escribo esto me recuerdo a mí misma, hace algunos años atrás, diciendo en una conversación que ahora me parece absurda, ridícula que no estaba segura de querer cumplir un sueño que tenía por aquel entonces, porque tenía miedo de que la realidad no me gustara. ¿Será esto lo que les pasa a muchos? ¿Será ese miedo a que lo real sea muy diferente a lo que imaginamos el primer obstáculo que hay que derribar para alcanzar nuestras metas? Puede ser.

real
Foto: Push Advocacy

Es que es cierto, cuando empezamos a hacer las cosas para que algo que deseamos tanto se vuelva real, sabemos que tal vez el camino que hay que transitar no es el más fácil, ni el más divertido, ni el que nosotros imaginamos que iba a ser, pero justamente de eso se trata. De animarse pese a eso, de jugarse a perseguir lo que deseamos por más que la realidad sea dura por momentos porque, es de esa forma, que vamos a llegar a dónde queremos estar, a conseguir lo que estamos buscando, a concretar nuestras metas, a ver nuestros sueños de cerca, a tocarlos, a sentirlos, a experimentarlos.

Pero aunque nada nos garantice que lo real sea bueno, tampoco hay nada que nos diga que no lo es. Después de todo, si tanto luchamos por algo, si pusimos todo nuestro esfuerzo en conseguirlo, si es lo que de verdad queremos, al final siempre va a valer la pena. La ley  de la atracción dice que cuando queremos algo con todo nuestro ser tenemos que mandarle ese mensaje al universo y él va a responder con nosotros pero, que siempre tenemos que tener cuidado de la forma en que lo hacemos y, sobre todo, ser realmente conscientes de que eso es lo que queremos porque cuando ejecutamos ese pedido, cuando lo deseamos con tanta fuerza que parece que nos volvemos invencibles y nadie podrá contra nosotros, lo que estamos buscando va a dejar de ser tan sólo un sueño o un deseo y se va a convertir en algo real en el momento menos pensado.

Este post pertenece al juego “Días de Abecedario” (Dinámica Creativa de Caminomundos), un post centrado en una palabra por cada letra del abecedario. Para ver el desarrollo completo de mi desafío podes hacer click acá.

Recordá que viajar con seguro de viaje es muy importante.

¡Encontrá acá los mejores precios y promociones de asistencia al viajero!

Opt In Image
¡Viajemos juntos!
¡Suscribite por mail y acompañame!

- Estamos dando la vuelta al mundo, ¡danos la mano y vení!

- Recibí los mejores Consejos Viajeros

- No te pierdas información útil sobre visas, vacunas y todo lo que necesitas

- Reflexioná conmigo y animate a cumplir tus sueños

(Solo te enviaré un correo cuando haya novedades. Nada de SPAM, yo también lo odio)

Dejame un mensaje!