O de Organizar

Creo que empecé a organizar los días que quedaban en Buenos Aires desde un mes y medio antes de la fecha de partida. No es que sea obsesiva (bueno, tal vez un poco sí), pero armar encuentros con diferentes grupos de personas no es fácil. Cada uno tiene sus obligaciones, sus rutinas completas, otros amigos/familiares con quien reunirse, etcétera y no quería que, por empezar a organizar tarde me quedara sin saludar a alguien que tuviese ganas de ver.

organizar
Foto: Pinterest

Fue más fácil de lo que parecía. La agenda se empezó a llenar más rápido de lo que imaginé y, de repente, me encontré con que ya tenía todo arreglado. Entonces pasé a lo siguiente. Desarmar el departamento, empezar a llevar las cajas/valijas con ropa/bolsas a la casa de mis papás (donde vamos a guardar casi todo) y de a poco, ya no quedaba mucho más por hacer. Básicamente, faltando 14 días para irnos, ya tenemos todo listo y sólo resta armar las mochilas.

El problema es que me di cuenta de que organizar todo no siempre sale como planeas y tenes que empezar a desarmar un poco esa agenda autoimpuesta porque los imprevistos están a la orden del día. O porque a último momento a alguien le surge algo por lo que no puede estar ese día que habían quedado, o porque se rompió algo en casa y tenes que quedarte todo el día esperando a que terminen de arreglarlo o porque conseguiste una entrada para un evento al que tenías ganas de ir pero que si o si te obligue a modificar alguna de las reuniones ya previstas o simplemente, porque ese día te levantaste sin ganas de ver a nadie y de repente, te encontrás posponiendo algo que no sabes cuando podrás reagendar nuevamente.

Es que lo que todavía no entendí es que podes organizar muchas cosas pero siempre hay que dejar un margen de error, porque nunca se sabe lo que puede pasar en el medio. Si bien para muchas cosas de mi vida soy cero estructurada, me molesta mucho (bastante) cuando algo que ya tengo establecido se vea afectado por cualquier razón. No lo puedo controlar y si encima ese “algo” que lo modificó es un “algo” que podría haber sido solucionado de antemano me irrita más todavía.

Pero por suerte creo que estoy empezando a cambiarlo, o por lo menos a lograr que me afecte menos. Creo que es bueno entender que los imprevistos a veces son buenos porque pueden lograr que algo salga mejor de lo planeado, a veces no, pero me gusta pensar que todas las cosas pasan por algo, si se dieron así es porque así debían ser, porque el universo tiene pensado un rumbo diferente para nosotros, para esa situación, para ese encuentro…

Como conclusión, creo que mi naturaleza inquieta no va a poder dejar de organizar cosas pero sí, va a empezar a entender que organices lo que organices, esto se trata de la vida misma y siempre van a haber cosas que haya que mejorar, modificar, reorganizar, cambiar y todos los etcéteras posibles. Lo importante es no dejar que cualquier mínimo cambio influya en mis ganas o mi humor y simplemente, dejar que las cosas fluyan porque se van a dar en el momento que así tenga que ser.

Este post pertenece al juego “Días de Abecedario” (Dinámica Creativa de Caminomundos), un post centrado en una palabra por cada letra del abecedario. Para ver el desarrollo completo de mi desafío podes hacer click acá.

Recordá que viajar con seguro de viaje es muy importante.

¡Encontrá acá los mejores precios y promociones de asistencia al viajero!

1 comment

  1. claudia 26 septiembre, 2014 at 12:33 Responder

    Tal cual, organizarse es muy bueno, pero hay veces que te saca de lugar cuando las cosas para último momento no salen como uno quisiera, pero lo más importante es que una frase dicha y repetida por todos es, ( me han dejado una gran eseñanza) “las cosas suceden por algo” y todo lo que da vuelta en nuestra vidas suceden por ese algo que debemos encontrar la respuesta del porque.
    Adelante difruta cada instante. te quiero

Dejame un mensaje!

  Suscribite al blog
SUSCRIBITE AL BLOG

Recibí novedades, descuentos exclusivos, tips viajeros y mucho más en tu mail.

* tranqui, nada de SPAM, yo también lo odio.
×