Notting Hill, un barrio de película en Londres

El martes hice yoga por primera vez en mi vida. Tengo que confesar que al principio me causaba un poco de gracia eso de estar acostada practicando las diferentes formas de respiración hasta que en un momento logré relajarme y de repente, me vi caminando en las calles de Notting Hill, recordando así cada uno de los momentos que pasé en ese hermoso barrio londinense.

Antes de caminar por la famosa Portobello Road había mirado la película de Hugh Grant y Julia Roberts infinidad de veces (sin exagerar, prácticamente puedo contarles el diálogo de cada escena) y fue esa hermosa historia de amor la que me llevó a querer conocer este lugar que, con su encanto, me terminó de convencer de que no es un espacio más en la capital de Inglaterra.

Lamentablemente, no tuve la oportunidad de estar en la ciudad un fin de semana cuando se desarrolla el “Mercado de Portobello” que, cuentan, es uno de los mejores lugares del mundo para comprar antigüedades de primera calidad. Sin embargo, antiguamente esta feria funcionaba como un lugar donde adquirir frutas frescas hasta que en 1960 los anticuarios comenzaron a instalarse en Notting Hill, cambiando parcialmente la idea inicial del comercio.

Foto: johanohrling

Foto: yisris

Sin embargo, el no haber podido ver el barrio colmado de gente me permitió disfrutar de la serenidad que se respira en este punto de la ciudad. En Notting Hill no se escucha el bullicio típico de cualquier urbe abarrotada de gente (y todos los idiomas que implica la presencia de tantos turistas) sino que el clima es completamente diferente.

Caminar por Portobello Road y las calles serpenteantes de los alrededores, un día cualquiera en la semana y durante la tarde, te muestra la tranquilidad que caracteriza a cualquier barrio residencial. Sí, hay comercios y de todo tipo pero con la diferencia de que, seguramente, los pocos viajeros que estemos en dando vueltas por allí cuando el mercado callejero no está funcionando seamos los que intentamos encontrar “The Travel Bookshop” (que lamentablemente cerró sus puertas) y la puerta azul que tanta importancia tienen en el film de Roger Michell.

Las construcciones que se pueden ver en Notting Hill son de la época victoriana y mantienen un estilo bastante singular y sobre todo, diferente a lo que se puede ver en el resto de Londres. Pintorescas, coloridas y elegantes, estas viviendas son algunas de las más caras de la ciudad, tanto por lo que implica el barrio desde el estreno de la película en 1999 como por la paz que reina en este punto del mapa.

 

Foto: Etwood

¿Cómo llegar?

No suelo hacer estas aclaraciones en los posts porque, aunque sé que son de mucha utilidad para los viajeros, incluso yo muy pocas veces me guío por lo que dicen los blogs acerca del transporte en las ciudades. Tal vez porque prefiero consultar con guías “oficiales” o porque sé que difícilmente lo recuerde cuando llegue al lugar en cuestión, pero si algo aprendí en mi viaje a Europa es que a veces, tomarse el tiempo de ver cómo moverse en un lugar vale la pena.

Es que Londres fue el destino final de mi viaje por el viejo continente y la verdad, es que ya estaba un poco cansada de ver mapas por lo que decidí, ingenuamente, recorrer la ciudad sin guiarme por absolutamente nada más que por las estaciones de Underground. Tontamente, caí en el error de creer que los subterráneos del mundo estaban planificados todos de la misma manera y, como en Buenos Aires generalmente tenemos una estación cada aproximadamente cuatro o cinco cuadras, pensé que desde la Torre de Londres a Notting Hill no había más de tres o cuatro kilómetros, cuando en realidad son un poco más de once.


Ver mapa más grande

Referencias:
A: Torre de Londres
B:Mercado de Portobello

Lo mejor para trasladarse desde un punto a otro de es el Underground y para llegar hasta el barrio hay dos estaciones cercanas: Ladbroke Grove (Líneas City y Hammersmith) y Notting Hill Gate (Líneas Central, Circle y District). Sin embargo, si como yo preferís disfrutar de las vistas de la ciudad podes usar las líneas de Bus 7, 12, 23, 27, 28, 31, 70, 94 y 328.

Bonus Track: Aunque finalmente llegué agotada a Notting Hill durante el camino me crucé con un hotel muy especial: el SAVOY (quienes hayan mirado esta película una y otra y otra vez, me entienden). Después de todo, ¡caminar tiene su premio!

Fotos: Mariana Mutti a través de Bitácora Viajera

Recordá que viajar con seguro de viaje es muy importante.

¡Encontrá acá los mejores precios y promociones de asistencia al viajero!

5 comments

  1. lorena 28 enero, 2016 at 23:17 Responder

    Me encanto!Muy hermoso todo,pero aun no me animo sola!.Dejo mi mail por si a alguien le pasa lo mismo,vivo en bs as,podemos arreglar y viajar!!!!loregrunevalt@hotmail.com
    Cariños!

Dejame un mensaje!

  Suscribite al blog
SUSCRIBITE AL BLOG

Recibí novedades, descuentos exclusivos, tips viajeros y mucho más en tu mail.

* tranqui, nada de SPAM, yo también lo odio.
×