Mi vida en Roma

Después de más de 15 días viviendo en Roma (créanme que para mí todavía es como si hubiese llegado ayer) podría decir que estoy empezando a encontrar eso que vine a buscar. Quería volver, eso estaba tan claro como que mis planes eran totalmente diferentes a los que tuve la primera vez. Es que nunca pensé mi vuelta a Roma como la oportunidad de volver a visitar el Vaticano o el Coliseo ni tampoco para empacharme comiendo pizza, pasta y helado (aunque por supuesto me encantan). Desde el momento en que dejé la ciudad, sabía que volvería, pero para involucrarme con una cultura que desde el primer momento sentí (y todavía siento) tan lejana y cercana a la vez. Y eso es lo que estoy haciendo.

y esto es lo que más se ve por Roma en estos días…

Por primera vez en casi 150 días de viaje (¡woow, eso sí que suena raro!) estoy viviendo una rutina, aunque a decir verdad, no podría llamarla así. Sí, es cierto que mi despertador suena todos los días a las 7.30 de la mañana, que recorro un camino para ir a la escuela de italiano que vuelvo a recorrer para regresar a la que hoy es mi casa después de haber cumplido con el horario de clases. Sin embargo, aunque todo parece estar perfectamente programado siempre pasa algo que cambia el final de la secuencia y eso, es lo que hace entender que esa “rutina” (palabra que me aburre de sólo escribirla) no existe. Simplemente estoy viajando de una manera diferente.

Amo la originalidad de sus construcciones….

… y la forma de mostrar qué negocio se esconde detrás de cada persiana…

Y cada día me siento más como en casa. Roma es todo lo que se puede imaginar de un país europeo, pero también todo lo que jamás hubiese pensado. Por un lado, el saber que cada pedacito de esta ciudad es vivir la historia en el presente es lo que me hace entender por qué ésa siempre fue mi materia preferida, por qué amo tanto este lugar. Pero, por otra parte, el caos de tránsito – menos notorio en este imposible verano italiano -, la falta de horarios para tomar un colectivo o el saber que necesitas salir con tiempo para llegar a horario a un lugar es algo que no sucede habitualmente en este primer mundo – o por lo menos, no en los países que tuve la suerte de visitar -. Si tuviese que buscar una única palabra para describir esta ciudad hoy por hoy diría que Roma es especial. Y creo, definitivamente estoy segura, que no soy la única que lo siente de esa manera. Cualquiera que haya tenido la posibilidad de haber pasado por lo menos un día acá sabe de lo que estoy hablando. Roma te atrapa y te conquista para siempre. Y yo, cada día me enamoro un poquito más.

Para los tanos, cualquier excusa es buena para inventar una pizza diferente

 

Y finalmente, la forma que encontré para habituarme al horario europeo :p

Recordá que viajar con seguro de viaje es muy importante.

¡Encontrá acá los mejores precios y promociones de asistencia al viajero!

Opt In Image
¡Viajemos juntos!
¡Suscribite por mail y acompañame!

- Estamos dando la vuelta al mundo, ¡danos la mano y vení!

- Recibí los mejores Consejos Viajeros

- No te pierdas información útil sobre visas, vacunas y todo lo que necesitas

- Reflexioná conmigo y animate a cumplir tus sueños

(Solo te enviaré un correo cuando haya novedades. Nada de SPAM, yo también lo odio)

6 comments

  1. isabel 25 agosto, 2012 at 22:43 Responder

    gracias por informar sobre los paises que visitaste, todo parece emocionante , algun dia me gustaria conocer parte de los paises que fuiste . segui contando hasta pronto isabel , amiga de juventud de tu papa , en olazabal .
    carinos y cuidate.

  2. German Leon 26 agosto, 2012 at 19:41 Responder

    Pizza con Nutella??? no lo puedo creer!!! habrá que probar eso entonces.
    Creo que Roma e Italia en general son especiales para los argentinos, ya que tenemos un vinculo sanguíneo que nos une.

    Eso estimula nuestro sentido de pertenencia y nos hace sentir cómodos en una tierra muy lejana. No hay evidencia científica de ésto que digo, por eso hay que tomarlo como un comentario en una charla de café en el Tortoni de Buenos Aires.

    Saludos y excelentes reportes!
    Saludos
    German

  3. Analia 3 febrero, 2013 at 00:38 Responder

    Hola Mariana!!!! Me senti muy identificada principalmente con este relato. Tambien AMO viajar, se podria decir que se esta convirtiendo en un vicio pero placentero. Comence a estudiar italiano simplemente para salir de la rutina de estudiar temas relacionados a mi profesion pero al ingles le dedique muchos años de mi vida y queria probar con un idioma nuevo. Soy descendiente de alemanes, cuyo idioma considero extremadamente dificil y pense que me explotaria la cabeza asique me tire a la otra rama, la de los italianos. Clase va, clase viene, comence a enamorarme del idioma y es asi que termine en aquel paise casi por un mes. El viaje mas maravilloso de mi vida. Por eso te digo que al leer tu relato, se me vinieron miles de imagenes, recuerdos de aquellos dias y manteniendo en vela el sueño de algun dia volver a pisar esas calles de Roma, caotica y misteriosa y la tan bella Florencia. Saludos y gracias por todos tus relatos

Dejame un mensaje!