Me encantás, Melbourne, me encantás

Son las 9 de la mañana y el avión está aterrizando. Nuestros cuerpos empiezan a sentir el cambio de temperatura. Dejamos el calor agobiante en el que vivimos los últimos 7 meses y descendimos 20 grados para instalarnos unos días en Melbourne. Dicen que es la ciudad más linda de Australia, estoy ansiosa por comprobarlo.

Salimos del aeropuerto y nos tomamos el bus hasta el centro. Dieciocho dólares cada uno. ¿Será también la ciudad más cara? Llegamos a la estación Southern Cross unos 30 o 40 minutos después, creo que perdí la noción del tiempo.

Estamos cansados, dormimos poco y estamos empezando a sentir los 10 o tal vez 15 grados ventosos que están haciendo. No tenemos suficiente abrigo, viajamos directamente al verano y sabíamos que iba a pasar un tiempo hasta que necesitaramos camperas, gorrito y bufanda.

melbourne-6

melbourne-1

Por suerte el lugar donde nos vamos a alojar queda a solo dos cuadras (sí, para mi siguen y seguirán siendo cuadras, eso de hablar de distancia en minutos me parece demasiado relativo, no me cierra). Dejamos todas nuestras cosas y aunque el cansancio y el hambre nos superan sabemos que es momento de salir a caminar. “Podría almorzar ahora”, le digo a Nico mientras miró el reloj. Son las 10.30 de la mañana. “No es tan temprano”, agrego mientras Nico me sonríe demostrándome que está totalmente de acuerdo conmigo.

Pero no nos damos cuenta y entre una cosa y otra, la ciudad nos atrapa. A simple vista Melbourne es hermosa, pero Sidney también lo era. Qué puede tener ésta de especial para que la cataloguen como la más linda. De a poco empezamos a descubrirlo. ¡Ay, los trams! Si una ciudad tiene tranvías como transporte público claramente es diferente, obviamente va a ser preciosa.

melbourne-5

melbourne-4

melbourne-2

Para mí los tranvías tienen ese no sé qué. Lisboa y Ámsterdam también lo tienen, aunque en Melbourne encajan de una manera diferente. Europa es Europa y todos sabemos con que nos podemos encontrar con ese tipo de cosas antiguas que le dan un toque diferente al entorno. Pero estamos en Australia y el término que le solemos adjudicar a sus grandes ciudades es modernidad. Al menos eso fue lo que vimos en Sidney y en Brisbane.

No, Melbourne es de verdad diferente. Puedo sentir ese toque europeo en sus calles, al mismo tiempo que acaricio los rasgos latinos que le debe a las decenas de personas que van hablando con diferentes acentos de español a cada paso que das. Definitivamente, Melbourne tiene algo.

melbourne-9

melbourne-10

melbourne-11

melbourne-3

Seguimos caminando y las agujas del reloj siguen cambiando de lugar. Al final, llegamos al lugar correcto a la hora indicada. El Queen Victoria Market nos está esperando con las puertas abiertas y un abrazo de amigo que nos dice “vengan, pasen, están invitados”. Y le hicimos caso mientras nos dejábamos llevar por los aromas de cada uno de los puestos de comida que encontramos ahí adentro. Mucho sabor a Turquía entremezclado con el perfume de los quesos, los salames y las aceitunas. ¡Nunca ví aceitunas tan verdes en toda mi vida! Me las quiero llevar todas. Contenete, Maru, contenete.

Nos perdemos entre la gente que no para de comprar como si se tratara de un mercado de subastas. ¡Pará! ¡De verdad hay subastas acá! Empezamos a seguir los gritos de un vendedor que ofrecía los precios más bajos en carne, pollo y pescados. Pero no es uno. Son dos. Tres. ¿Cuántos son? Perdimos la cuenta mientras nos quedamos boquiabiertos con lo que pasaba. Parecía que estábamos dentro de la bolsa de Wall Street, o por lo menos lo que podemos imaginar de ella gracias a las películas. Gritos, rebajas, descuentos imperdibles y más gritos. Una cosa que nunca antes habíamos visto.

melbourne-8

Nos escapamos del barullo mientras decidíamos cuál de todas esas exquisiteces íbamos a comer, pero encontramos un rincón que no habíamos visto antes. Mmm, reconozco ese olorcito, ¡comida asiática! Sin pensarlo, me tiró de cabeza para ver que están preparando y me decido por un pollo frito con arroz. Lo miro a Nico. Sé que el no es fan de la comida asiática, pero creo que me ve tan feliz que decide acompañarme. Nos devoramos el plato en cuestión de minutos. Ahora sí, estamos listos para seguir.

Para nuestra sorpresa, el Queen Victoria Market es mucho más que comida. Apenas nos alejamos de todas esas delicias gastronómicas tan tentadoras, vemos que hay una especie de feria armada bajo un tinglado. Los dos coincidimos con que es lo más parecido que vimos al Chatuchak Market de Bangkok hasta ahora. Todo tipo de ropa, accesorios y baratijas a precios accesibles considerando los números que se manejan en este país.

Melbourne es como un shopping a cielo abierto que, a su vez, está repleto de pequeños (bueno, no tanto) shoppings. Y tengo que reconocer que aunque no soy la típica chica que ama ir de compras, esta ciudad me encanta. Me encanta meterme en un centro comercial y de golpe aparecer en el otro. Me encanta que cada lugar tiene su personalidad propia y podes darte cuenta de en cual de todos ellos están con solo mirar a tu alrededor.

melbourne-12

melbourne-13

melbourne-21

Me encanta que por cada callecita pase un tram diferente. Algunos más modernos que otros, pero todos con esa singularidad que los hace sumamente bellos. Me encanta caminar y sentir que todo el tiempo descubro algo nuevo. Adoro su barrio chino y su aroma a “de verdad estoy en un rincón de Asia”. Me encanta su arte callejero, incluso cuando está prohibido en casi toda la ciudad menos en ese callejón que hace una fiesta de colores e imágenes en tu cabeza.

melbourne-20

melbourne-19

melbourne-18

Melbourne es una ciudad única. Es de verdad hermosa, en eso no se equivocaron. La capital del estado de Victoria tiene aires de juventud, está repleta de vida y nunca para. Tiene un estilo tan propio que nadie se animaría si quiera a imitarla. Hasta se podría decir que es un lugar con clima propio. En Melbourne no existe las estaciones regidas por un calendario, porque podes tenerlas todas en un solo día. Si ahora llueve no hay de qué preocuparse y hace frío no hay de que preocuparse porque seguramente en unos minutos sale un sol abrasador que te hace querer revolear todo lo que tenes puesto y quedarte disfrutando del calorcito veraniego en musculosa.

Melbourne es de esas que se las sabe bella pero sin llegar a ser arrogante. Es una ciudad que quiere ser disfrutada y por eso deja que se la disfrute. Los tranvías gratuitos son una de esas cosas que valen la pena y no simplemente por ser gratis. Podes conocer gran parte de sus rincones arriba de un medio de transporte que ya la mayoría del mundo desplazó por completo. ¡Y encima con explicaciones históricas y todo! Hay más trams que colectivos y eso es algo de locos. Melbourne me está volviendo completamente loca.

melbourne-15

melbourne-14

Melbourne me pone de buen humor, porque tiene esa energía contagiosa que te hace sonreírle a la vida. Todo me parece lindo, todo acá me hace sentir un poquito más feliz. Me encanta Melbourne con sol, me encanta Melbourne con esas lluvias torrenciales que te empapan y me encanta Melbourne con su frío de locos que nos hizo congelar hasta los huesos. Dicen que es la ciudad más linda de Australia y aunque me quedan varias por conocer, estoy completamente de acuerdo con esa afirmación.

melbourne-16

melbourne-17

Si queres conocer Melbourne desde el punto de vista de Nico hace click acá

Opt In Image
¡Viajemos juntos!
¡Suscribite por mail y acompañame!

- Estamos dando la vuelta al mundo, ¡danos la mano y vení!

- Recibí los mejores Consejos Viajeros

- No te pierdas información útil sobre visas, vacunas y todo lo que necesitas

- Reflexioná conmigo y animate a cumplir tus sueños

(Solo te enviaré un correo cuando haya novedades. Nada de SPAM, yo también lo odio)

6 comments

  1. Iris 29 Julio, 2015 at 23:58 Responder

    Estuvimos el año pasado un mes entré A y NZ
    Siempre había soñado con ir a “Oz”
    Mucho más tiempo estuvimos en Oz q en NZ !
    Hicimos lo q se denomina “Australia Profunda”
    El centro de A me fascino!( Ayers Rock, Alice Springs y de allí subimos en tren a Darwin
    Es un país donde viviría, y Melbourne es Una del ciudades q + me gusto

Dejame un mensaje!