Lisboa a primera vista

Lisboa fue el primer destino de mi viaje al viejo continente y tal vez, el que menos pude disfrutar. La ansiedad (y el trastorno) de los tres meses que esperé hasta que llegará el momento de cruzar por primera vez el charco me traicionó convirtiéndose en un resfrío que me dejó literalmente sorda (sin exagerar) durante los dos primeros días.

lisboa-portugal-13

A eso, había que sumarle el cansancio de noches enteras sin dormir en la previa, el jet lag ocasionado por las cinco horas de diferencia con Argentina, un tremendo resfrío y más de cinco kilos en la espalda por la mochila que no pude dejar en el hostel hasta la noche (el check in era a las 15 y mi recorrido arrancó a las 9). Caos total, al menos para mí.

Llegué a un país donde hablaban un idioma que no entiendo en absoluto (aunque en cierto punto sea parecido al español) y sin escuchar nada. Intentaba hablar en inglés lo que no resultó fácil porque la gran mayoría de los portugueses no tenía la mínima intención de cambiar el suyo y, como si fuera poco, tenía que tratar de entender lo que me decían leyendo los labios.

lisboa-portugal-2

lisboa-portugal-5

Esa fue apenas una introducción para que quede claro porque digo que tal vez no pude disfrutar bien de Lisboa. Sin embargo, pese a ese panorama tan desesperanzador me encontré a primera vista, con lo que realmente iba a buscar: el pasado latente de una ciudad bellísima.

De calles empinadas y angostas, la capital de Portugal no me hizo esperar demasiado para ver, con mis propios ojos, porque a Europa le dicen “el viejo continente”. Las construcciones antiguas, el empedrado del suelo y el tranvía como uno de los medios de transporte principales automáticamente me trasladaron a otro tiempo, tan lejano y cercano a la vez.

lisboa-portugal-6

lisboa-portugal-4

lisboa-portugal-7

Debo confesar que en Lisboa también me perdí. Como ya conté en Bajo el encanto de Brujas, creo que debe ser algún tipo de problema que tengo en las ciudades que son más pequeñas de lo que estoy acostumbrada porque prácticamente debo haber caminado por el mismo lugar entre cinco y diez veces intentando encontrar el famoso Castillo de San Jorge.

Pero como siempre digo, esas desorientaciones me ayudan a descubrir cosas que tal vez me perdería si siguiera el camino correcto. Así, encontré la Iglesia Santa María La Mayor (o Igreja Santa Maria Maior) que fue construida nada menos que en 1150 y es realmente preciosa tanto por dentro como por fuera.

lisboa-portugal-1

lisboa-portugal-3

lisboa-portugal-8

Así, que después de un largo rato finalmente di con esa construcción fortificada de origen medieval que tanto buscaba. Las vistas desde el castillo son espectaculares, la ciudad parece estar teñida de roja entre tanto techo de teja y el color sólo es interrumpido por el agua del Océano Atlántico.

Personalmente, creo que está un poco desaprovechado el recorrido turístico dentro del Castillo ya que faltan descripciones de las ruinas que podrían solucionarse con folletos o una simple audioguía pero, más allá de esto, es un paseo lindo que te permite caminar entre murallas y antiguos cañones al mismo tiempo que podes disfrutar de hermosas panorámicas de Lisboa.

lisboa-portugal-15

lisboa-portugal-11

lisboa-portugal-12

Y si de vistas se trata, es imperdible la visita al Barrio Alto, tal vez es más popular de la urbe debido a lo animadas que son sus noches. Desde este punto del mapa, tenemos la otra cara de Lisboa. Los colores empiezan a fusionarse y el rojizo de los tejados se combina con el claro de las construcciones y, a lo lejos, con la piedra imponente del castillo.

Obviamente, me queda muchísimo más para contar sobre Lisboa y sus encantos porque, pensándolo bien, más allá de mi resfrío, mi sordera y de los kilos que cargué en la espalda, creo que disfruté de la ciudad mucho más de lo que había imaginado, sólo que no me había dado el tiempo para recordarlo.

lisboa-portugal-9

lisboa-portugal-10

lisboa-portugal-14

Recordá que viajar con seguro de viaje es muy importante.

¡Encontrá acá los mejores precios y promociones de asistencia al viajero!

Opt In Image
¡Viajemos juntos!
¡Suscribite por mail y acompañame!

- Estamos dando la vuelta al mundo, ¡danos la mano y vení!

- Recibí los mejores Consejos Viajeros

- No te pierdas información útil sobre visas, vacunas y todo lo que necesitas

- Reflexioná conmigo y animate a cumplir tus sueños

(Solo te enviaré un correo cuando haya novedades. Nada de SPAM, yo también lo odio)

5 comments

  1. Shei 2 abril, 2012 at 20:32 Responder

    Mariana, hoy comienzo a leer tu blog y a seguirte en la aventura por la que es mi gran asignatura pendiente…
    Arranqué por éste post porque es un destino que conozco y quiero comentarte lo siguiente, no soy de perderme en las ciudades, ni grandes ni chicas, pero debo confesar que yo también habré dado 10 vueltas hasta que encontré la entrada al Castillo San Jorge, jajaja y coincido con vos que se puede explotar mucho más ese atractivo turístico.

    Saludos y éxitos en tu nuevo viaje!

  2. Roberto 21 julio, 2016 at 15:56 Responder

    Hola Mariana, somos de Bs As, viajamos a Lisboa, y a recorrer el norte de España y sur de Francia en coche, en Septiembre. Nos encantó comenzar a leer tu blog justo por acá. Los seguiremos para ambientarnos en nuestro viaje. Una consulta, si nos sabés decir, qué es lo más conveniente, para estar comunicados por las rutas con el celular, (por algún inconveniente, o para comunicarnos con hoteles que nos esperan),si nos conviene comprar un chip en Europa o hay otro método más económico. Desde ya, muchas gracias por tus consejos, y felicitaciones por tu blog, y por la buena vida que elegiste!!!

    • Maru Mutti 22 julio, 2016 at 00:59 Responder

      Hola Roberto, qué lindo tu mensaje! Muchas gracias por tus palabras!

      Yo solamente compré un chip para el celular cuando estuve instalada en Roma pero sino siempre viajé sin línea local. Pueden comprarse un chip, sí, pero deberían estar seguros de que les va a funcionar en cualquier país de la misma manera y sin gastos adicionales (sinceramente, no sé si existe algo así), sino les convendría valerse del wifi para estar conectados de alguna otra forma. Las llamadas por skype son muy baratas, así que puede ser una buena opción.

      Espero que tengan el mejor de los viajes y ojalá pueda leerlos más seguido por acá!

      Un beso grande!

      • Roberto 22 julio, 2016 at 11:22 Responder

        Gracias Mariana, por tu atención y tus consejos. Por supuesto, nos seguiremos leyendo. Otro beso para vos. Buenos viajes!!!

Dejame un mensaje!