Ko Phi Phi y Maya Bay… o me amigué con las playas de Tailandia

Desembarqué en Ko Phi Phi un día lluvioso, muy lluvioso. Sin embargo, apenas puse un pie en la isla el día comenzó a mejorar. El sol salió y decidí ir a disfrutar de la playa. Agarré el mapita que me dieron y me senté sobre la arena para investigar un poco lo que podía hacer, conocer. Pero, mientras desdoblaba el folleto gigante donde estaba el plano de la ciudad encuentro otro, totalmente diferente y que mostraba cuáles eran las posibles rutas de evacuación en caso de un tsunami.

ko-phi-phi-tailandia-1

ko-phi-phi-tailandia-5

ko-phi-phi-tailandia-4

Ahí lo recordé, hace algunos años atrás, esta isla que hoy me parece tan pintoresca fue completamente devastada por esa catástrofe natural que, por supuesto es imposible de evitar. Curiosa, leí el mapa pero sin darle demasiada importancia. De repente, un fuerte viento empezó a soplar y al levantar la mirada hacia el mar veo que el cielo se puso negro completamente: una tormenta gigante parecía querer hacer desaparecer por completo el paisaje. A mi alrededor, la gente desesperada empieza a correr, tratando de “huir” de aquella zona “de riesgo”.

Finalmente, sólo fue una intensa lluvia que duró unos cuantos minutos pero creo que jamás olvidaré ese primer encuentro con Phi Phi, su gente, sus paisajes y sus catástrofes naturales.

ko-phi-phi-tailandia-6

ko-phi-phi-tailandia-3

ko-phi-phi-tailandia-2

Obviamente, eso quedará a modo de anécdota en mi viaje y posiblemente siempre recuerde a esta isla con esa primera impresión que me dio. Porque, más allá de eso, Phi Phi es un lugar que te enamora a cada paso que das.

Sí, tengo que admitirlo. A simple vista no fue lo que imaginé. Creo que de alguna manera me llevó un tiempo entender que ese mar de color turquesa que conocí en San Andrés (sí, otra vez con lo mismo, pero no es fácil olvidar un lugar así) posiblemente no exista en esta zona del mundo y hasta después de unos días no logré sacarme esa decepción que me daba cada vez que llegaba a una playa tailandesa.

ko-phi-phi-tailandia-7

ko-phi-phi-tailandia-9

ko-phi-phi-tailandia-10

Aunque también, hay que reconocerlo, lo que más me gustó de Phi Phi fue la rusticidad que todavía se mantiene en sus calles. El sonido de las bocinas de las bicicletas, muchas veces un “pi-pi” producido por la voz de quien la maneja, la amabilidad de la gente, la comida deliciosa y esa orientación tan extraña que sentí (ya les conté que en los lugares pequeños puedo estar horas dando vuelta por el mismo lugar completamente perdida) son las que hicieron que esta isla me guste tanto.

Alguien que conocí me dijo “este es un lugar tranquilo pero lleno de vida y con mucha diversión” y creo que no hay descripción que encaje mejor con esa isla, con el estilo de vida que lleva y con la forma en que te hace sentir. O por lo menos, así fue como yo lo viví.

ko-phi-phi-tailandia-8

ko-phi-phi-tailandia-11

ko-phi-phi-bamboo-island-tailandia-12

Párrafo aparte merecen los gatos de Phi Phi. Hay por todos lados, algunos son chiquititos y otros gigantes. Algunos mimosos y otros desafiantes. Pero todos tienen algo en común: son los más extraños que vi en mi vida, pero al mismo tiempo demasiado lindos. Si no reclaman mimos, duermen siestas en posiciones raras y hasta incluso, duermen en la heladera. Cosa rara…

ko-phi-phi-tailandia-28

ko-phi-phi-tailandia-25

ko-phi-phi-tailandia-27

ko-phi-phi-tailandia-26

Maya Bay al atardecer

Aunque durante este viaje estoy optando por no hacer muchas de las cosas turísticas sino más bien conocer cada lugar desde otro aspecto, lógicamente no podía irme de Phi Phi sin hacer el clásico recorrido por las islas que la rodean y, finalmente, llegar a la tan ansiada Maya Bay, ese lugar que se hizo tan famoso gracias a la película “The Beach” de Leonardo Di Caprio.

Creo que describir los lugares que vi durante este paseo, sería redundante al ver las imágenes por eso, mejor, disfrútenlas ustedes mismos.

ko-phi-phi-maya-bay-tailandia-13

ko-phi-phi-maya-bay-tailandia-14

ko-phi-phi-maya-bay-tailandia-15

ko-phi-phi-maya-bay-tailandia-16

ko-phi-phi-maya-bay-tailandia-17

ko-phi-phi-maya-bay-tailandia-18

ko-phi-phi-maya-bay-tailandia-19

ko-phi-phi-maya-bay-tailandia-20

ko-phi-phi-maya-bay-tailandia-21

ko-phi-phi-maya-bay-tailandia-22

ko-phi-phi-maya-bay-tailandia-23

ko-phi-phi-tailandia-24

Recordá que viajar con seguro de viaje es muy importante.

¡Encontrá acá los mejores precios y promociones de asistencia al viajero!

Opt In Image
¡Viajemos juntos!
¡Suscribite por mail y acompañame!

- Estamos dando la vuelta al mundo, ¡danos la mano y vení!

- Recibí los mejores Consejos Viajeros

- No te pierdas información útil sobre visas, vacunas y todo lo que necesitas

- Reflexioná conmigo y animate a cumplir tus sueños

(Solo te enviaré un correo cuando haya novedades. Nada de SPAM, yo también lo odio)

4 comments

  1. Barby 11 mayo, 2012 at 12:17 Responder

    bueniiiismo!!!!!!!!!!!!!! estaba super esperando este post!!! jajaja.
    me encanto!!
    los gatos no pueden dormir ahi. jajajaja!

  2. Meli 12 mayo, 2012 at 09:42 Responder

    si te queda lugar en la mochila, no me traes ese gato?
    y no me simpatizo mucho la foto de ruta de evacuacion por tsunami jaja

  3. La Zapatilla 13 mayo, 2012 at 05:12 Responder

    Que penita que el tiempo estuviese tan revuelto…aunque las fotos del atardecer son bien bonitas.

    Es bueno saber que todavía queda autenticidad en Phi Phi, a veces leyendo algunos blogs de viajeros me quedo con la sensación de que solo hay turistas en estas islas…

    Un saludo,
    Sonia.

Dejame un mensaje!