Gili Trawangan: I Gili Like It!

¿Se acuerdan de cuando llegué a Phuket y me desilusioné al no encontrar ese mar azul y transparente que estaba esperando? Bueno, si hay algo que he aprendido en este viaje es que a veces es mucho mejor no tener demasiadas expectativas para dejarse sorprender por lo que cada lugar representa. Y eso, fue lo que me pasó en Gili Trawangan. Me dejé sorprender. Llegué sin tener idea de lo que me iba a encontrar, simplemente fui siguiendo la recomendación de otros viajeros. Nunca vi una foto de la isla, ni tampoco leí nada acerca de cómo era la vida allí. Y, para mi sorpresa, encontré exactamente el lugar que estaba buscando. Un verdadero paraíso.

Pero si algo hizo aún mejor mi estadía ahí, fue el hermoso grupo de gente que conocí. Todos viajeros en solitario, algunos viajando por más tiempo que otros pero absolutamente todos con las mismas ganas de conocer gente, de aprender de lo que cada uno tiene para enseñar, de compartir buenos momentos y así, llevarse los mejores recuerdos.

Gili Trawangan es uno de los tantos territorios completamente musulmanes que se pueden encontrar en Indonesia. Hago esta aclaración en referencia a que tuve la oportunidad de presenciar allí lo que fue el comienzo del Ramadán – ese mes en que deben ayunar durante todo el día sólo pudiendo ingerir alimentos y bebidas a las 18.15 y 3.30 – y ver de qué manera cambió la vida en la isla. Curiosamente, y al contrario de lo que cualquiera podría imaginar, para los musulmanes el Ramadán no sólo es el acontecimiento más esperado del año sino que además, lo extrañan cuando se termina. Lejos de sufrir por no poder comer ni tomar siquiera agua, ellos se sientes plenos y felices, sabiendo que esa es la mejor forma de purificarse en cuerpo y alma y, al mismo tiempo, entender el sufrimiento de quienes tienen que vivir la vida de esa manera, y no justamente por elección o religión. Sinceramente, creo que es uno de los mayores sacrificios que he conocido (aunque, por supuesto, ellos no lo ven de esa manera). Más, teniendo en cuenta el clima (a veces) sofocante y el hecho de que muchos de quienes realizan esta práctica son los que trabajan durante todo el día sirviendo comida a los miles de viajeros que llegan de todas partes del mundo (y que muchas veces no están ni enterados de lo que está pasando). Hay que reconocer que la voluntad de esta gente es gigante!

Pero la vida de Gili Trawangan no sólo cambia porque los rezos en la Mezquita son más frecuentes – y a cualquier hora – o porque sus habitantes están haciendo ayuno. Siendo la más turística (y grande) de las Islas Gili, Trawangan deja de lado su costado “fiestero” y se convierte en un lugar sumamente tranquilo y con, por lo menos, un 50 por ciento menos de gente. Pese a que durante los primeros días tuve la oportunidad de disfrutar también de la vida nocturna, de compartir cervezas, charlas y risas, también conocí el costado pacífico de la isla que es tan (o más) encantador que habitual. Eso sí, si hay algo que no cambia en ningún momento son las frases célebres usadas tanto por viajeros como locales: “Happy Hour” (válido para lo que se imaginen) y “Why not?”. Como dije, Gili Trawangan era exactamente lo que había estado buscando en las playas de Tailandia. Gracias a la gran cantidad de corales, el agua es hiper celeste y cristalina, lo que no sólo es bellísimo sino que la convierte en uno de los mejores lugares de Indonesia para practicar snorkelling o buceo.

Pero, más allá de eso, caminar alrededor de la isla es simplemente maravilloso. Mientras por un lado podes ver las playas de arena blanca e incluso algunas cuyo paisaje parece sacado de otro planeta – literalmente -, por el otro hay campos repletos de cocoteros y algún que otro animal suelto que crean un contraste que hacen que Trawangan sea más hermosa todavía. Y, como si fuera poco, en esta isla disfrute de uno de los más bellos (o tal vez el más) atardeceres de mi vida.

Sí, definitivamente, I Gili Like It! 

Recordá que viajar con seguro de viaje es muy importante.

¡Encontrá acá los mejores precios y promociones de asistencia al viajero!

Opt In Image
¡Viajemos juntos!
¡Suscribite por mail y acompañame!

- Estamos dando la vuelta al mundo, ¡danos la mano y vení!

- Recibí los mejores Consejos Viajeros

- No te pierdas información útil sobre visas, vacunas y todo lo que necesitas

- Reflexioná conmigo y animate a cumplir tus sueños

(Solo te enviaré un correo cuando haya novedades. Nada de SPAM, yo también lo odio)

7 comments

  1. barbi 29 Julio, 2012 at 13:15 Responder

    Me encantò!! menos la parte del ayuno.. que obvio no podría!! jaja.

    Buenísimas fotos tmb, con toda la gente que conociste!

  2. Aldana 29 Julio, 2012 at 13:18 Responder

    MArian!!! Qué lindo lugar!!
    Y qué bueno que hayas podido descubrir lo primero que escribiste: que al fin y al cabo, casi siempre que uno llega a un lugar con menos expectativas suele ser uno de los mejores lugares! Es algo que nosotros también descubrimos en el viaje. Y lo compruebo día a día!!!
    Y, como siempre, lo mejor de los lugares es su gente!! Esa gente que te encontrás en el camino! Qué bueno, que siga todo así de bien!!
    Y que disfrutes mucho tus últimos días en el SA!!!
    buen viaje!!
    que siga la magia de tu camino!!!!
    besos
    Aldana
    (www.magiaenelcamino.com.ar)

  3. Marta 29 Julio, 2012 at 17:17 Responder

    Hermosos lugares, hermosas fotos,pero sobre todo me encanta lo que estás disfrutando este viaje. Se te ve muy feliz y eso es lo realmente importante.
    Me encantó la frase que pusieron en tu blog y por eso la tomo prestada para repetirla: QUE SIGA LA MAGIA DE TU CAMINO!!!!! un beso grande. Marta

    • Mariana Mutti 7 Junio, 2014 at 19:56 Responder

      Hola Franco, en Bali hay lugares por todos lados para comprar el pasaje del ferry que te lleva a las islas. Solo vas a tener que regatear para conseguir el mejor precio!

      Saludos 🙂

Dejame un mensaje!