Cómo financiar un viaje largo

Una de las preguntas que más nos hacemos quienes pretendemos pasar varios meses (o años) en la ruta es cómo financiar un viaje largo. Es que cuando viajamos por bastante tiempo nuestras prioridades empiezan a cambiar y nos damos cuenta de que ese dólar de más que gastamos hoy, podría haberse convertido en la cena de mañana. Y ni hablar si sumamos ese dólar de hoy, más el de ayer y el de antes de ayer, ¡gastamos un día entero de comida sin darnos cuenta!

Por eso y por que esta es una de esas clásicas dudas que hacen que nuestro sueño viajero se vea opacado por los miedos de “qué voy a hacer si me quedo sin plata” es que te dejo varias ideas para que financiar un viaje largo no sea un problema sino una forma de vivir el viaje.

financiar-un-viaje-largo

Aplicá a una visa working holiday

Si venís siguiendo mi blog hace rato ya sabes que en Octubre de 2014 Nico y yo decidimos dejar toda nuestra comodidad en Buenos Aires para irnos a vivir a Australia por un año. Durante esos 12 meses trabajamos 10 (cinco meses en una roadhouse del Western Australia y otros cinco en un centro de ski en Victoria) y viajamos dos.

Aprendimos muchas cosas, nos acostumbramos a rutinas completamente diferentes a la nuestra, la pasamos super bien y también super mal, conocimos un montón de gente (de la linda y la no tanto), descubrimos un montón de lugares y, además, ahorramos mucho más de lo que hubiésemos imaginado.

Nuestro año en Australia nos permitió viajar por un país que nos enseñó muchísimo y también nos permite seguir viaje más tranquilos por el resto del mundo.

La de Australia es solo una de las working holidays que existen. Dependiendo de tu nacionalidad y tu edad, también vas a poder aplicar a países como Canadá, Estados Unidos, Irlanda, Dinamarca, Nueva Zelanda o Francia.

Si queres saber qué necesitas para aplicar a la visa working holiday de Australia y todo el paso a paso para que te resulte super fácil, no te pierdas este post.

Hacé trueques

Puede que te suene a cosa del pasado, pero los trueques – o canjes, en la era moderna – sirven mucho en viaje. Pensá que saber hacer y ofrecelo a cambio de algo que necesites.

Aldana y Dino de Magia en el Camino, por ejemplo, viajan por el mundo ofreciendo shows de magia a cambio de alojamiento que además siempre les vino incluido con las sonrisas de la gente que los vio desplegar su arte.

Jin y George de The Buskers Guide son dos amigos australianos que conocimos durante nuestro viaje por Malasia que por sus ganas locas de conocer el mundo empezaron a hacer música juntos ofreciendo sus shows no solo a hostales sino también a restaurantes. Consiguieron dormir y comer sin gastar un centavo haciendo lo que más les gusta.

Laura de Klando Va de Viaje aprovechó sus dotes como fotógrafa para muchas cosas, pero especialmente, para disfrutar de una de sus máximas pasiones: el buceo. Como además se especializa en fotografía subacuática, ofreció sus servicios a cambio de cursos o inmersiones que van mucho más allá de las excursiones turísticas y disfrutó del mar en sus mejores versiones.

Trabajá online

Hoy en día, si tenes una computadora y podes conectarte a Internet tenes más posibilidades de trabajar que nunca. Hay miles de formas de financiar un viaje largo trabajando desde cualquier parte del mundo y haciendo lo que más te guste. Las opciones son muchas y depende también de qué podes ofrecer, pero ahí es donde está en juego tu creatividad.

Gabriela y Camo, los chicos de Plan B Viajero, financian su viaje a través de “Mate Chingón su oficina de diseño gráfico y web que llevan cargada en las alforjas de las bicis de bambú – que ellos mismos construyeron – y con las que viajan por Latinoamérica.

Jime y Andrés, de La Vida de Viaje, aprovechan su talento para la escritura y la fotografía, además de sus conocimientos como cicloviajeros y kayakistas, para escribir artículos super profesionales para medios diarios y revistas gráficas y online.

Eliana, de Dar Vuelta al Mundo, decidió hacer un stop durante su viaje, se instaló en Chiang Mai y dedicó días y noches a que su vida como nómada digital le resulte redituable en un 100%. Hace de todo en diferentes plataformas online y contó todos los secretos para tener éxito en este post super completo.

Convertite en voluntario

Hay muchas formas de hacer voluntariados y existen muchísimas plataformas que también te ayudan a hacerlo.

Angie de Titin Round the World vivió casi un año en Corea del Sur trabajando a cambio de alojamiento en un hostel donde ayudaba tanto a las tareas de limpieza y organización como en la recepción.

Helpex, Woofing y Workaway son de las páginas más populares alrededor del mundo. A través de ellas podes buscar las propuestas que más te gusten para trabajar a cambio de alojamiento (y a veces comida) en cualquier lugar del mundo. Los trabajos varían dependiendo de la necesidad de las personas que solicitan voluntarios, pero seguramente no te va a resultar difícil encontrar algo que puedas hacer.

Albert y Maribel del blog Worlding8 le sacaron provecho en varias oportunidades tanto en Asia como en Oceanía donde incluso les tocó vivir en una casa que parecía ser una mansión y con una mujer que les llenaba la heladera con la comida más cara y buena que habían probado en mucho tiempo.

Minimizá tus gastos de alojamiento

Seguramente ya escuchaste hablar de Couchsurfing más de una vez – incluso nosotros te contamos sobre nuestra mejor experiencia cuando estuvimos en Seremban – pero todavía te da un poco de no sé qué probarlo.

Animate, es una de las mejores formas de conocer la vida de un país desde adentro, además de hacer amigos e intercambios miles de historias y conocimientos. Cada vez hay más gente que viaja utilizando Couchsurfing como su principal fuente de alojamiento y en cualquier parte del mundo.

Tati y Javico de Caminando por el Globo ahora mismo están recorriendo Asia Central y conociendo lo mejor de la cultura iraní gracias a esta red social de hospitalidad. Ya tuvieron mejores experiencias de las que podían imaginar y su viaje por el continente recién está empezando!

Pero Couchsurfing no es la única forma que existe para reducir los gastos de alojamiento. Existe algo llamado housesitting y que consiste, básicamente, en la posibilidad de cuidar casas mientras los dueños no están. Es una experiencia que todavía no probamos pero a la que le tengo muchísimas ganas y sé que en algún momento la vamos a poner en práctica.

Como no puedo contarte mucho de primera mano, te recomiendo que leas La (super) Guía de Housesitting que escribió Magalí que no solo es la escritora de Caminomundos sino además la persona tal vez más especializada en este tema.

Conseguí trabajos temporales

Esta es una de las preguntas que más me hacen y la que me resulta más difícil de responder porque no siempre es tan fácil como parece. Si bien conseguir un trabajo como camarero, lavacopas o de empleado de limpieza es bastante fácil, trabajar en un país que no es el tuyo sin una visa que lo permita es hacerlo de manera ilegal. Para evitar confusiones, no es lo mismo hacer un trabajo a cambio de alojamiento que hacerlo a cambio de dinero. Cuando hay dinero de por medio todo se complica y para este tipo de trabajos sí se necesita una visa, para el otro no, porque es básicamente un intercambio de servicios.

Dicho esto, podes tener trabajos temporales en tu propio país como es el caso de Flor de Viaje y Descubra que está pasando el invierno al sur de Argentina para trabajar durante la temporada y de paso, cambiar un poco de aires.

Pero si todavía insistís con trabajar en otro país y queres hacerlo de manera legal, podes hacer como Ale y Vir de Por las Rutas del Mundo que estuvieron todo el verano en Canasvieiras durante su viaje por Brasil. Para saber cómo hacer el trámite, te recomiendo que leas este post.

Sacá provecho a tus habilidades

Carla de Soñemos con los pies también fue a Australia con una visa working holiday pero durante el tiempo que duró la búsqueda de un trabajo “fijo” y en los días libres, se sentó en una plaza y vendió macramé. Mucho más del que hubiera imaginado y le sirvió para no comerse los ahorros mientras estaba desempleada. Esta opción te puede servir en todo el mundo, pero siempre tené en cuenta que la moneda local tenga algo de valor. No es lo mismo recibir ringgits malayos a rupias indias, por lo que es mejor que elijas bien el lugar donde vas a hacerlo. Además, tené en cuenta que para armar un puestito en la vía pública vas a necesitar ofrecer tus productos a donación porque de otra manera estarías haciéndolo de manera ilegal y lo más probable es que te hagan problemas. Si queres ponerle un precio fijo a tus productos podes averiguar qué clase de permiso necesitás según el país en el que te encuentres y realizar el trámite. En Australia, por ejemplo, los permisos tienen un valor de entre 20 dólares y 10 dólares y duran entre 3 meses y un año.

Si te gusta hacer fotos podes venderlas a donación en la calle o también hacer como Lucas y Ludmila que las ofrecen en su blog Mochilas en Viaje y las envían desde el lugar del mundo en el que se encuentren.

Escribir un libro o hacer un documental es algo que lleva más tiempo y dedicación, pero si es lo que te gusta y tenes una buena idea con trabajo y esfuerzo se puede lograr. Aniko de Viajando por Ahí, que ya autopublicó dos libros, y Lucy y Ruben de Algo que Recordar que acaban de lanzar internacionalmente el documental “Around Them son dos claros ejemplos de esto.

Pensá en qué es lo que más te gusta hacer, usá tu creatividad y sacale provecho para que sirva de fuente de financiación de tu viaje.

Reducí los gastos de transporte

Una de las cosas que más encarece un viaje es moverse de un lado a otro. El transporte se lleva gran parte de nuestro presupuesto aunque recorramos una ciudad de punta a punta para buscar el mejor precio.

Hacer dedo es una de las mejores alternativas para ahorrarte el precio del viaje y además conocer gente e historias que nunca tendrías la oportunidad de escuchar de no haber sido porque levantaste el pulgar en la ruta.

Los dos mejores ejemplos de viajeros que viajan haciendo dedo son los de Daniela y Jota de Marcando el Polo que cruzaron Asia de punta a punta haciendo autoestop y confirmando el lema “no hay frontera más peligrosa que la que nosotros mismos creamos” de su proyecto Eliminando Fronteras y el de Laura y Juan, de Los Viajes de Nena y Acróbata del Camino, que después de haber llegado a dedo hasta a la Antártida ahora están en África reconfirmando que este estilo de viaje es posible en cualquier lugar del mundo.

Da clases de idioma

Mariel de El Gran Viaje (blog que comparte con su compañero de vida y de viajes, Mariano) es traductora y aprovecha su extenso conocimiento en los idiomas para dar clases a través de internet. Usá Skype como aula y así desde cualquier parte del mundo puede generar ingresos enseñando inglés y español.

Tal vez creas que no sabes lo suficiente como para ir enseñando idiomas por ahí, pero la realidad es que a veces no necesitas ser un experto en la materia para poder solventar tu viaje de esta forma. Para darte un ejemplo, en Kuala Lumpur conocimos a Mónica, una chica española que pasó un largo tiempo viviendo en China dando clases particulares de inglés a un grupo de chicos locales sin nunca haber estudiado para dar una clase y ni siquiera estar enseñando su idioma nativo.

Enseñá lo que sabes

Seguramente hay algo en lo que sos bueno y te encanta hacer. Podes usar eso como herramienta para financiar cualquier cosa, no solo un viaje.

Esteban de Un Viajero Curioso pone en bandeja sus conocimientos sobre fotografía dando los mejores cursos para hacer fotos durante un viaje. Cuando está quieto, da talleres presenciales pero si está de viaje también tiene la versión online. Así, puede seguir trabajando sin importar si está caminando por los desiertos de Mongolia o tomándose unos mates en Buenos Aires.

¿Se te ocurre alguna otra forma de financiar un viaje largo? ¡Contame tu experiencia!

Si esta información te pareció útil por favor compartila.

Bitácora Viajera tiene mucho trabajo por detrás – no todo es pasear y comer cosas ricas cuando se viaja – y me ayudarías muchísimo con un solo click.

¡Gracias!

Suscribite al Blog
Solo vas a recibir las actualizaciones y novedades más importantes del blog. Nada de SPAM, yo también lo odio.

Recordá que viajar con seguro de viaje es muy importante.

¡Encontrá acá los mejores precios y promociones de asistencia al viajero!

4 comments

  1. Gianna Caffera 20 julio, 2016 at 22:53 Responder

    Maru me encanto, le pegaste justito a todas estas dudas e incertidumbres sobre mi viaje a europa 1 año.
    Se puede, se puede!!

    GRACIAS MIL !!

    Gia

  2. Valeria Jofré 4 febrero, 2017 at 16:21 Responder

    ¡Me encantó el post! Desde hace un tiempo que quiero salir a recorrer el mundo (aunque sea unos cuantos países) pero siempre tuve la duda de como hacían todas esas personas que veo en redes sociales que viven viajando, cómo hacen con la plata sobre todo. Siempre está el miedo de “si viajo y me quedo sin plata qué hago?” y muchas dudas más, de los riesgos de viajar sola y eso de no conseguir nadie que realmente se anime a dejar todo y emprender viaje con sus pro y contras. En fin, gracias por el post tiene mucha información útil.

    • Maru Mutti 4 febrero, 2017 at 16:28 Responder

      Me alegra que te haya servido, Valeria.

      Si te fijas, tenes un post también con consejos para ganarle a todos esos miedos que se nos presentan antes de empezar un viaje largo, seguro te va a servir también.

      Un beso grande!

Dejame un mensaje!