Cinco días en Brisbane (o volviendo a la vida de ciudad)

Llegar a Brisbane fue un shock. Urbanización elevada a la máxima potencia. Semáforos por todos lados (y de esos australianos que todavía no entiendo), shoppings (muchos shoppings), gente por donde mires, autos y buses que van y vienen por todos lados, edificios altísimos y una modernidad absoluta a la que estaba demasiado desacostumbrada. Me sentí pérdida, mareada, emocionada, apabullada, excitada, vulnerable y todas las sensaciones que podía causarme el volver a pisar una ciudad.

Broome había sido solamente un adelanto. Un paso intermedio para salir de la desolación total de Derby y llegar al movimiento continuo de un lugar como Brisbane. Pero aunque el cambio no fue brusco, sí fue raro. Las primeras horas me sentí como sapo de otro pozo. Era una nena que estaba eufórica por todo lo que tenía alrededor, como si nunca antes lo hubiera visto. Miraba todo con una fascinación que no me dejaba ni encender la cámara de fotos. Quería ver todo solo a través de mis ojos, no a través de un lente, para no perderme un solo detalle.

brisbane-australia-24

brisbane-australia-22

brisbane-australia-23

El entusiasmo nos sobrepasaba. No solo por el hecho de estar en una ciudad de la que muchos nos habían hablado y muy bien, sino también por habernos reencontrado con Carla de Soñemos Con Los Pies, con quien veníamos imaginando este momento desde que nos conocimos hace ya más de un año atrás y que nos estaba esperando con chocolates, alfajores, cartas y fotos de mi familia y un abrazo enorme, de esos que te hacen sentir un poco más cerca de todo.

brisbane-australia-4

brisbane-australia-5

brisbane-australia-8

Apenas nos acomodamos en el topísimo barrio de Hawthorne, arrancamos con lo que más nos gusta hacer en un lugar nuevo: caminar, caminar y caminar. El problema fue que no éramos realmente conscientes de que era una actividad a la que le perdimos el ritmo después de 5 meses trabajando en la Roadhouse y al final del día (y de los que siguieron), nuestras piernas nos pasaron la factura de esa falta de costumbre.

Pero eso es solo parte de la anécdota, porque obviamente el agotamiento físico no nos detuvo ni un segundo. Al principio pensé que estar solo cinco días en Brisbane iba a ser poco tiempo, pero con el correr de los días nos dimos cuenta de que hicimos todo lo que queríamos hacer y no nos quedamos con las ganas de nada.

brisbane-australia-1

brisbane-australia-3

brisbane-australia-2

Si tengo que elegir uno de los lugares que más me llamaron la atención de la ciudad, lo primero que se me viene a la mente es el barrio de Fortitude Valley y Chinatown. Creo que esa influencia asiática que pude encontrar en cada callecita, se quedó con una partecita de mi corazón. No sé si es algo que les pasa a todos los que ya fuimos a Asia alguna vez o soy yo que estoy completamente obsesionada con ese continente, pero cada cosa, por mínima que sea, que me traslade de nuevo a esas tierras logra sacarme una sonrisa que hace que mi alma estalle de felicidad.

brisbane-australia-25

brisbane-australia-26

Después, obviamente, no puedo dejar de pensar en SouthBank que fue nuestra primera vez con esas playas/piletas públicas que son tan comunes en el norte de Australia. Ellos las llaman playas y la verdad es que se le parecen bastante. Arena, agua super cristalina, guardavidas y muchísima gente disfrutando del buen clima rodeados de amigos y/o familia. Para nosotros, fue un lugar un tanto especial. Fue acá donde se realizó el Primer Encuentro Internacional de La Comunidad Viajera y aunque sabíamos que íbamos a reunir gente, nunca pensamos que seríamos más de 30 los que pasaríamos una tarde entre mates, cosas ricas, charlas y mucha risa. Si bien la mayoría era de Argentina, también vino gente de Singapur y Francia. ¡Estuvo buenísimo!

brisbane-australia-20

brisbane-australia-21

Pero creo que esperaba un poco más de Brisbane. La única experiencia citadina que habíamos tenido con Nico en Australia fueron nuestros primeros 10 días en Sidney y si algo me había dejado encantada de ese lugar, era los espacios verdes. Con esto no quiero decir que la capital de Queensland no los tenga, solo que los de la de New South Wales me gustaron mucho más.

El parque más famoso de la ciudad es Roma Parklands y tenía todas mis expectativas puestas en él. Sí, es lindo, pero tengo que reconocer que lo que más me llamó la atención no fueron los árboles de diferentes partes del mundo que alberga sino las tremendas arañas y los dragones (que en realidad son lagartijas grandes) que viven ahí.

brisbane-australia-13

brisbane-australia-14

brisbane-australia-10

brisbane-australia-9

Roma Parklands se caracteriza por ser un parque tropical que se divide por estaciones. Según el área del predio donde te encuentres vas a encontrar plantas que representan una época del año en particular así como también está la zona “ordenada” y la “desordenada” que se identifica fácilmente por el orden en que están organizadas las plantas.

brisbane-australia-7

brisbane-australia-11

brisbane-australia-15

brisbane-australia-16

Recorrimos el parque en aproximadamente una hora con una visita guiada gratuita ofrecida por Roma Parklands. Fue un poco más cansador de lo que imaginamos, sobre todo considerando que fuimos los únicos participantes y que la charla fue un 99,9 por ciento sobre el orígen de cada uno de los árboles que íbamos viendo. Estuvo divertido al principio, pero después de la décima planta para nosotros ya era prácticamente todo lo mismo y solo nos quedamos por respeto a la mujer que estaba super entusiasmada contándonos todo con lujo de detalles.

brisbane-australia-12

brisbane-australia-6

Pasamos cinco días en Brisbane y aunque no estoy segura de que haya sido una ciudad que me dejó demasiado a nivel personal, sí puedo decirles que es un lindo lugar para conocer y para recorrer, sobre todo caminando. Un dato: de noche es todavía más linda.

brisbane-australia-17

brisbane-australia-19

brisbane-australia-18

Información Útil

☛ Si tenes que llegar a la ciudad desde el Aeropuerto, podes tomar un shuttle bus (lo más barato si juntas un grupo de gente para que el precio sea menor), un taxi (para presupuestos super relajados) o el tren (la forma más accesible y económica, aunque no tanto).
☛ Para moverte en transporte público (ya sea tren, bus o Sea Cat (el barco que conecta determinados puntos de la ciudad que están separados por el río)) es más barato conseguir una Go Card. Podes conseguir la tarjeta en cualquier estación de tren pagando 10 dólares que luego son reembolsados (con el total del saldo que todavía tengas a tu favor) al momento de devolverla cuando te vas de la ciudad. Esto no es obligatorio, podes quedártela como souvenir si queres, pero está bueno para recuperar algunos dólares que ya teníamos olvidados.
☛ La vida de Brisbane termina temprano, por lo que el mejor horario para empezar la noche es a partir de las 6 de la tarde. Alrededor de las 9 todavía queda gente en los bares, pero ya casi es hora de volver a casa a dormir.
☛ Siempre chequeá los horarios de los buses. Dependiendo de la zona, hay algunos que tienen una frecuencia diaria de una hora y no circulan los fines de semana.

Si queres conocer Brisbane desde el punto de vista de Nico hace click acá 🙂

Recordá que viajar con seguro de viaje es muy importante.

¡Encontrá acá los mejores precios y promociones de asistencia al viajero!

7 comments

  1. Claudia 23 mayo, 2015 at 12:16 Responder

    Hermoso Blog!!! y ni te cuento la foto de la noche de uds dos en Brisbane; foto de perfil!!!
    Te quiero; te extraño mas! orgullosa de vos!!

  2. Marta 23 mayo, 2015 at 18:36 Responder

    Marianita, como todos tus blog este también està muy bien redactado y siempre tengo la sensación de estar recorriendo con vos un poquito los lugares por donde vas pasando.- Veo que ahora están realmente disfrutando, porque sinceramente me daba la impresión que en Derby no la estaban pasando muy bien.-
    Espero que el próximo punto sea lindo y agradable para ustedes, si es que se quedan a trabajar en èl, porque de paseo se encuentran lugares lindos y tal vez otros no tanto, pero a la hora de vivir en èl, la situación cambia.
    Besos y hasta pronto.-
    Marta

  3. gustavo 27 mayo, 2015 at 10:30 Responder

    hola Mariana. te escribo desde Argentina.
    Tu blog esta muy bueno.
    Tengo amigos que me cuentan que Australia es buen lugarcpara vivir.
    Lo de Derby es una experiencia, de como vive la gente en zonas rurales y tambien le quedaran amigos
    y tambien recargaron tanques para seguir
    cariños

    • Mariana Mutti 5 junio, 2015 at 22:22 Responder

      Hola Gustavo, claramente recargamos tanques como vos decis, Derby nos sirvió para crecer.
      Particularmente, no elegiría Australia como un país para vivir permanentemente pero hay mucha gente a la que le encanta. Cuestión de gustos, como todo.
      Un beso grande y gracias por escribir 🙂

  4. susana 8 julio, 2015 at 06:50 Responder

    hola!
    me encanto tu blog muy informativo!
    me puedes recomendar algun sitio web para buscar lugares baratos para dormir en australia?

Dejame un mensaje!

  Suscribite al blog
SUSCRIBITE AL BLOG

Recibí novedades, descuentos exclusivos, tips viajeros y mucho más en tu mail.

* tranqui, nada de SPAM, yo también lo odio.
×